Lechería

El comentario del mes: un momento para aprovechar

El comentario del mes: un momento para aprovechar

“Y un día faltó leche y los precios se pusieron atractivos”. Este debería ser el título para un abordaje de coyuntura de la producción lechera. ¿Cómo se explican los precios de la materia prima? ¿Hasta cuándo duran?

19.06.2019  

Hace apenas un año atrás se vivía un panorama de asfixia en el sector: devaluación, suba de costos y precio planchado. Entonces la baja en la producción aún no se notaba demasiado. Pero hoy la realidad es otra, claramente las principales industrias se encuentran recibiendo volúmenes por debajo de su capacidad de industrialización, con una ociosidad que oscila entre un 30 y 60%, según los casos. Claro que hay industrias que han logrado posicionarse en este tiempo con buenos volúmenes, tal el caso de Saputo que hoy disputa el liderazgo nacional con Mastellone, aunque esta última continúa siendo la Nº1.

Cabe resaltar que una docena de industrias medianas continúan comprometidas y se encuentran concursadas, intentando zafar en un escenario que no es favorable, particularmente porque el mercado interno se encuentra deprimido y no se ven síntomas de reactivación. Por otra parte, nuevos actores como Adecoagro, que debe poner a plena marcha la planta de Morteros (industrializa quesos y leche en polvo) que le adquirió a SanCor, no logra captar el volumen que necesita (unos 500.000 l) y sólo opera tres veces a la semana, según ha trascendido.

Quedó en claro que las secuelas de las inundaciones en distintas regiones, la sequía del año pasado, la devaluación del peso con una alta inflación, el cierre de tambos y el achique del rodeo nacional lechero, llevaron a una menor producción de leche por debajo de los volúmenes que se manejaban en 2015/2016.

Si bien este año los productores han logrado confeccionar buenas reservas forrajeras tanto en cantidad como en calidad, no hay motivos para pensar en una superproducción de leche.

Seguramente, si el clima acompaña en la primavera que está próxima se producirá un incremento que ayudará a las industrias a atender algunos compromisos de exportación y realizar algún stock. En este sentido, todo indica que habrá en los próximos meses una desaceleración de precios al productor, sin que signifique un atraso abrupto. La actualización de los valores a los tambos en un 130% (mayo/18 contra mayo/19), es un episodio que ha permitido revertir el desfinanciamiento en el que se encontraban los tambos que trabajaron a pérdida durante diez meses consecutivos (febrero/18 a nov/18).

Aunque no quiera admitirlo el Director de Lechería, Alejandro Sammartino, si no hubiera caído tan abruptamente la producción de leche a nivel nacional, otra sería la realidad de los tambos. Las exportaciones hoy no tienen una gran influencia en el componente de precios al productor, primero porque no son grandes los volúmenes que se exportan; segundo porque tenemos un país inestable con deterioro de su moneda y alta inflación. Ante un supuesto que podamos recuperar los 3 millones de litros diarios que se perdieron, inmediatamente habría una saturación en el mercado interno y los precios de la materia prima se derrumbarían, por más que algunas industrias pudieran bajar su capacidad ociosa. El problema es que no hay mercados tan demandantes, ni el interno ni el internacional, este último muestra valores relativamente bajos para una industria nacional exportadora que tiene retenciones y altos costos de elaboración, aunque atenuados con respecto a dos o tres años atrás.

Por el momento los $ 14,75 por litro (promedio) que está percibiendo el productor, con una rentabilidad del 7% (ver Gráficos) le permiten acomodar su economía y hasta pensar en algunas mejoras.

Según algunas consultas realizadas por Nuestro Agro, aquellos productores que se encuentran ordenados, han decidido renovar sus herramientas más indispensables (compra de mixer, tractores, carros, etc) a pesar de que no existen créditos accesibles en la actividad bancaria. Las tasas de interés desalientan cualquier toma de créditos.

Por el momento hay vientos a favor para la actividad tambera: la relación maíz/leche es favorable; la vaquillonas han recuperado precio, aunque están por debajo de la relación histórica (5.000 l/vaquillona al parir); y los 32 ctvs US$/l estimulan a producir más litros.

La incógnita está dada en qué pasara de aquí hasta fin de año y de fin de año al próximo junio 2020.

Fuente: Nuestro Agro (Edición n° 307 Junio 2019) - Miguel Ruiz Díaz

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.

Sólo los usuarios registrados pueden dejar comentarios.

Ingresar   Registrarse