Nota publicada Edición Impresa "Febrero 2019"
Editorial

Las cadenas de valor agregado necesitan de políticas públicas

Es habitual que cada Gobierno Nacional que asume, presente un programa básico de acciones políticas a veces más direccionadas hacia algunos sectores que a otros, de acuerdo a las prioridades y objetivos trazados en la estrategia electoral. 
Una de las áreas en donde suelen desembarcar programas específicos es la vinculada al sector agropecuario que cuenta con diversas secretarías y direcciones. Todo programa político tiene un primer objetivo de "generar estímulos" hacia un sector determinado pero casi siempre condicionado al plan económico que se instale. Por lo tanto, muchos programas que se anuncian quedan a mitad de camino o directamente no llegan a implementarse.
Sobre la importancia de algunas estrategias que se implementan o se incorporan sobre la marcha de una gestión, existen acciones y matices que son realmente positivos.
Si esos programas fundamentados en recursos como la minería, la generación de energía, la investigación y el desarrollo científico, sumado a los recursos del sector agropecuario, se mantendrían con la debida coherencia en el tiempo, otra sería la realidad del país.
Este espacio editorial intenta rescatar en esta oportunidad, el protagonismo que tienen las distintas cadenas de agregado de valor (CAA) que suman un total de 31. Los productos con agregado de valor están incorporados al área de la Secretaría de Agroindustria (ex Ministerio de la Producción) y desde allí se trabaja en la Asistencia integral para la mejora en la gestión y desarrollo empresarial; planificación estratégica para el desarrollo y promoción comercial, imagen y comunicación, y posicionamiento en el mercado. El objetivo es posicionar los productos y actividades que agreguen valor en origen por parte de PyMEs y nuevos emprendimientos agroalimentarios. Asimismo se busca Industrializar la ruralidad y generar agregado de valor en origen.
Esta referencia viene a cuenta porque recientemente la Secretaría de Agroindustria presentó un importante estudio sobre el aporte del agro a la economía. Este estudio proviene desde el laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), que identificó 31 cadenas agroalimentarias y cuantificó el aporte que cada una de ellas hace al PBI, al empleo, a las exportaciones y cómo derraman en cada provincia.
Cabe resaltar que uno de los aspectos más interesantes del estudio apunta a definir cuánto valor se agrega en cada eslabón de cada una de esas actividades productivas. Se comenta que se midió todo lo que aportan las cadenas tanto el eslabón primario como el manufacturero. Y así, mientras el primario aporta el 44%, el manufacturero contribuye con el 25% en el promedio. Estos datos están corroborados por uno de los autores del trabajo, Agustín Lodola (economista) junto a Fernando Morra, Roberto Bisang y Rafael Brigo. Lo significativo a resaltar es que el estudio muestra que hay mucho agregado de valor y da la pauta de que estamos aún muy primarizados, demostrando una desindustrialización de las cadenas. La suma de todas las cadenas significa también el 57% de las exportaciones totales del país, o cerca de 6 de cada 10 dólares que llegan desde el exterior, además de generar el 10% del empleo total.
Se consigna que el aporte del agro al PBI no es tan alto si se consideran los servicios. Pero si se limita solamente la comparación a la producción bruta de bienes, estas 31 cadenas aportan el 30% de los bienes que se producen en Argentina, lo que puede considerarse como un dato altamente positivo en el sector, casi desconocido por la escasa difusión que se hace al respecto.
Aún más significativo es el aporte que hacen estas 31 cadenas en materia de desarrollo territorial. Están aportando el 10% del PBI a nivel promedio total país, pero hay cifras contundentes al observar algunas provincias: en Santa Fe es del 23%, en Entre Ríos es el 38% del producto agroalimentario y en Misiones es del 24%, según lo manifestado por el economista Lodola. Estas cadenas analizadas aportan 2 millones de empleos y se lo compara con la industria automotriz, ésta aporta 60.000 fuentes de trabajo. Con estos números es posible fundamentar el protagonismo de las cadenas capaces de generar empleo y desarrollo territorial en cualquier economía regional.
Históricamente Argentina ha tenido una posición privilegiada como proveedor de alimentos y materia prima de origen vegetal y animal a nivel mundial y existe un consenso generalizado en torno a que el sector mantiene un rol clave en la economía del país. Tanto factores de origen interno (dotación de recursos naturales, eficiencia en la producción primaria, cambios tecnológicos y organizacionales observados, grado de industrialización en algunos rubros) como externo (oportunidades del escenario internacional, demanda actual y futura de alimentos) fundamentan que Argentina está en condiciones de fortalecer su competitividad internacional y su inserción en las cadenas de valor alimenticias globales, aportando a su vez a la resolución de otro desequilibro argentino como es el desarrollo territorial. 
Con claridad vemos que esta tendencia hacia un cambio estructural, requiere de una readaptación de políticas públicas capaces de acompañar y promover la incorporación y el desarrollo de tecnología acompañado por el diseño de marcos institucionales específicios para cada mercado y la expansión de las capacidades pormenorizadas del sector. Desde 2016 se detectan 8 cadenas de fuertes implicancias para el sector agroalimentario, particularmente respecto de la estrategia de apertura al mundo. No obstante, el diseño de políticas públicas requiere de un reconocimiento basado en la realidad del sector, lo que aún adquiere mayor relevancia si se tienen en cuenta los cambios productivos, técnicos, organizacionales, económicos y regulatorios que tuvieron lugar en nuestro país en las últimas décadas. Todo este proceso obliga a que el productor de materia prima conozca los procesos de cambios globales de la mano de mercados más exigentes y selectivos. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar