Nota publicada Edición Impresa "Septiembre 2019"
Editorial

Una razonable preocupación

Vivimos en un país marcado por fuertes contrastes en todos los sectores de la vida activa, en lo político, lo económico y en la necesaria armonía social que debería imperar. La desmesura de algunos dirigentes y la agitación social que se pretende instalar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, nuestra gran Capital Federal, contrasta con el resto del país, donde se trabaja en el día a día con mucho esfuerzo, soportándose uno de los momentos de crisis económica más complicados de los últimos 30 años.
Todos los días, mañana, tarde y noche los noticieros acribillan a la audiencia del interior del país con las marchas y los cortes de calles y avenidas en Buenos Aires, con miles de personas en su mayoría pagadas e impulsadas a salir a la calle para agitar y generar caos. Aún en una instancia grave por la que atraviesa la economía con una larga gestión de desaciertos, los miles, millones de argentinos que trabajan y sus salarios le son insuficientes, continúan desarrollando sus labores en paz, sin obstaculizar el normal movimiento de la sociedad y sus servicios. 
La Argentina del interior que es la que genera los mayores recursos para sostener un Estado desmesurado, no desea ni quiere vivir en el caos, ni menos impulsar la caída de un gobierno como se pretende por estos días llevando gente paga a las calles porteñas. No hay movilizaciones genuinas, todas son organizadas. En el interior del país hasta quienes tienen hambre se manejan con otros recursos, buscan alguna changa, intentan un esfuerzo y encuentran la solidaridad de la gente, en organizaciones privadas que trabajan denodadamente para alimentar primariamente a los más necesitados. El país en general le dice “NO” al caos, a la agresión y destrucción de bienes ajenos y públicos. Nadie sale a romper las plazas que son de todos nosotros.
Es razonable que haya preocupación en todos los niveles. Con mucha claridad lo termina de hacer público a través de un comunicado, la Sociedad Rural de Santa Fe, citando la situación de crisis económica y social que se desencadenó luego de las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias).
Los dirigentes ruralistas reconocen en el comunicado que: “El Presidente, Ing. Mauricio Macri, frente al resultado adverso que lo colocó como segundo Candidato, acusó el golpe frente a una sociedad agobiada por la crisis económica, que si bien heredó en parte de sus antecesores, no pudo resolver. De inmediato implementó medidas que, discutibles o no, trajeron algo de calma a una sociedad convulsionada por este conjunto de circunstancias, y es de esperar que nos permitan transitar un camino de paz y concordia hasta llegar al próximo proceso electoral”.
Recuerdan además que Macri: “Reunido con los miembros de la Mesa de Enlace, suscribió un documento de 14 puntos que le fue presentado, que para nosotros los productores son fundamentales para lograr tener reglas claras que nos permitan invertir para seguir produciendo cada año más, como indican las estadísticas”. También admiten que “debemos no obstante reconocer que en este Gobierno cuyo primer período está próximo a finalizar hemos trabajado en paz, hemos sido escuchados, respetados, y no hubo expresiones disonantes por parte del oficialismo que nos provocaran preocupación; esa preocupación que desalienta, sobre todo cuando el trabajo es muy duro y desigual”.
Y al abordar el tema central que genera el comunicado, la Socidedad Rural de Santa Fe, expresa que: “El Dr. Alberto Fernández, candidato a Presidente más votado en las PASO, ha pasado a ocupar un rol importante en la opinión pública, en la producción nacional, y en nuestros mercados internacionales”. Y que "Reunido con la Mesa de Enlace, manifestó su agrado de volver a encontrarse con sus integrantes, y afirmó que han dejado atrás los desencuentros. No son afirmaciones menores, encierran un alto contenido político, más aún si se piensa en el rol que a cada uno le cupo en el desarrollo de los acontecimientos previos a la pretendida aprobación de la fatídica Resolución 125 en el año 2008”.
Ante tal recuerdo, los dirigentes expresan que: “Nos invade no obstante una preocupación. Sin dudas en un espacio político tan amplio como el Peronismo, resulta muy difícil unificar criterios de gobernabilidad. Bajo la memoria del General Perón se cobijan ideologías que a veces parecen estar en las antípodas unas de otras. Por tal motivo, sería muy esclarecedor y traería tranquilidad a muchos argentinos en general y a nuestro sector en particular, saber si ante un eventual triunfo electoral que convierta en Presidente al Dr. Fernández, en su plan de gobierno tiene prevista la instrumentación de alguna reforma agraria que implique redistribución de tierras mediante expropiaciones u otra figura, o la re-creación de algún organismo similar a la Junta Nacional de Carnes y/o Granos,  medidas que merecerían nuestro más enérgico rechazo, por razones que estamos dispuestos a discutir”.
El planteo es razonable por estos días donde dirigentes como Grabois, entre otros, hablan de un futuro que provoca escozor y anticipa un retroceso para el país. Por ello se expresan: “Sin dudas nos merecemos estas respuestas, ya que como productores primarios somos el eslabón inicial de una cadena de valor que se proyecta a la industria, a la construcción, al comercio,  a casi todas las actividades, y es generadora de riqueza y fuentes de trabajo que nos van a permitir algún día desarrollar nuestro país, para que todos sus habitantes tengan una ocupación digna, recuperen el orgullo de ser argentinos, y volvamos a ser reconocidos y considerados en el contexto internacional con el respeto que nos merecemos”.
Más allá del planteo oportuno que hace esta sociedad rural, la preocupación que se manifiesta es también de gran parte de la sociedad que está pidiendo se rectifiquen algunas agresivas y disonantes declaraciones que contradicen los principios de nuestra Democracia. Se les reclama templazanza a todos los dirigentes políticos, se necesita por lo tanto de un gran acuerdo nacional con amplios consensos que determinen qué país queremos y hacia dónde caminaremos, imaginando un clima de respeto y sin agresiones por encima de cualquier disenso. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar