Nota publicada Edición Impresa "Marzo 2020"
Editorial

Crece el malestar

Está en plena vigencia la llamada "Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva" que fue aprobada por 131 votos afirmativos y 106 negativos. Por el lado de la solidaridad están los nuevos impuestos que implementó el actual gobierno nacional y de la reactivación hasta este comienzo de marzo, nada.
Gran parte de este "esfuerzo solidario" está sobre las espaldas del campo, más aún que han pasado las retenciones a las exportaciones de soja de 30 a 33% aunque se anuncia una segmentación que, de acuerdo a los cálculos que hacen las entidades agropecuarias, beneficiará a unos pocos. Al sector agropecuario no le sobra mucho, hablando de pequeños y medianos productores que son una mayoría, no hay renta extraordinaria como supo manifestarse en la época en que la soja superaba los 600 dólares la tn.
Al cierre de la presente edición estaba vigente la primera medida de protesta implementada por la Mesa de Enlace que conforman las 4 entidades del campo, decisión adoptada por la fuerte presión de las bases. Productores de Córdoba, La Pampa y provincia de Buenos Aires se han autoconvocado y sin pedir permiso salieron a las rutas con sus tractores y a manifestar su rechazo a las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno que le fueron comunicadas a los máximos dirigentes del sector en la Casa de Gobierno. Cuatro días de cese de comercialización de productos primarios es el primer llamado de atención. 
Los ánimos se están calentando, el malestar crece. En la Sociedad Rural de Rafaela se realizó una primera reunión informativa para escuchar el pensamiento de los productores locales y de la zona. Además de la presidenta de la entidad, Norma Bessone, presidieron la mesa Rubén Ferrero como vicepresidente de CRA y Pedro Rostagno en representación de CARSFE, además de los presidentes de la sociedades rurales de Sunchales (Javier Bolatti) y Humberto 1º Diego Guglielmone). Se escucharon diferentes opiniones sobre la realidad del sector y sobre cómo continuar las estrategias para hacer entender al Gobierno sobre los daños que causan las retenciones como impuesto regresivo. Se habló de una mayor necesidad de comunicar a la sociedad con información precisa y avanzar con concentraciones en distintos puntos del país, sin confrontar y sin cortes de rutas y sin crear inconvenientes a la población.
"En estos últimos 20 años hemos probado un modelo único en el mundo, basado en la sobre carga de impuestos nacionales, provinciales y municipales sobre el sector. Esto es único. No hay otro modelo igual en ningún país viable", comenzó diciendo Norma Bessone, en su calidad de anfitriona. "El campo está mal, esto lo muestran los censos. Entre los censos nacionales agropecuarios de 2002 al 2018, hemos perdido 84.000 productores. Es decir, perdimos el 25% de los productores", remarcó.
"Lamentablemente en nuestro país, reiteramos las recetas que han fracasado, y eso lo muestra el sufrimiento de nuestra gente. Argentina en 1970 tenía el 8% de pobreza, este nivel era menor al de España, Portugal y Grecia. Hoy tenemos un 40% de pobreza" describió Bessone e instó: "Hagamos como nuestros vecinos, reorientemos nuestra política a hacer crecer la inversión productiva, única forma de incrementar el empleo, que es la única forma de bajar la pobreza en forma estructural".
En este ámbito ruralista fueron varios los productores que hicieron conocer su pensamiento. Prevaleció el concepto sobre qué modelo de país se pretende: "el de la producción y el trabajo o el de altos impuestos, con fuerte intervención del estado que asfixia paulatinamente la generación de trabajo genuino". Referido a ello los productores coincidieron: "Somos parte del problema. El desafío es ser parte de la solución". 
Se insistió en la necesidad de concientizar a los grandes centros urbanos sobre la diaria labor que hay en el campo para que no falten alimentos en la mesa de los argentinos y sin descartar la ayuda alimentaria a los sectores más vulnerables. Aunque buena parte de la sociedad no desconoce el esfuerzo que hace el sector agropecuario generando trabajo, riqueza y desarrollo en cientos de pueblos diseminados a lo largo y ancho del país junto a sus economías regionales, también hay que reconocer que hay sectores desinformados.
Entre los reclamos se escucharon voces de productores que piden que también el Estado sea más solidario y baje sus costos, reduzca sus ineficiencias y baje los gastos políticos en todos sus estamentos. Se dijo que desde el Estado debe haber políticas proactivas para reactivar las inversiones y las pymes generando trabajo genuino que a su vez haría bajar el asistencialismo para volcarlo más a salud y educación. 
Otra voz hizo notar: "Por qué tenemos que creer en la segmentación que proponen si nunca han cumplido y actualmente no nos devuelven ni el IVA que nos corresponde (cuatro cosechas nos deben), el dinero que nos saca el Estado y que nos debería reintegrar por normas vigentes no lo hace, entonces ante tanta mentira tenemos el derecho a desconfiar porque después todo se hace real". 
El desdoblamiento del dólar es otro aspecto que juega en contra, puntualizó otro productor, "tenemos que comprar a un dólar de casi 80 pesos y comercializar con un dólar de 40, a simple vista es una surte de estafa que deberíamos denunciar, todas las retenciones son una estafa porque en ningún país del mundo se le cobra al productor retenciones a la materia prima que exporta".
En cuanto al incremento de las retenciones de la soja, la entidad que representa al sector –ACSOJA- se definió a través de un comunicado manifestando que: "Por malas políticas de gobiernos de diferentes colores la cadena de soja ha visto estancada su producción en los últimos 10 años. Hoy nuestra producción es 15% menor al récord, en el mismo período la producción brasilera aumentó más de un 40%". Y agrega que "por ello instamos al Gobierno a revisar su reciente medida de suba de retenciones a la soja ya que la salida sustentable de la crisis es generar mayor competitividad a los sectores más importantes y de rápida reacción de la economía nacional".
Como dijo Einstein "no esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo". Más retenciones sobre la soja y sobre el valor agregado implican menos producción y primarización y nos llevan a seguir en un círculo vicioso de crisis. El sector agroindustrial tiene un enorme potencial y la Argentina lo necesita a pleno para recuperarse, sintetizó la entidad. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar