Nota publicada Edición Impresa "Marzo 2020"
Mercado de Granos

La falta de lluvias también genera riesgos fitosanitarios

La Bolsa de Comercio de Rosario redujo sus estimaciones de producción para la presente campaña. El escenario resulta propicio para la aparición de plagas.

Las condiciones ambientales y climáticas generan preocupación en el sector agrícola. En la zona núcleo, área de estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (bcr), la producción de soja correspondiente a la presente campaña se ve comprometida por la falta de lluvias y las elevadas temperaturas. El estrés hídrico comenzó a mediados de febrero y se extendió hasta casi mediados de marzo, poniendo en riesgo cerca de dos millones de hectáreas.
"Estimamos una caída de dos millones de toneladas respecto a lo que se esperaba a comienzos de febrero cuando se señalaban 20 millones para la región núcleo", advirtieron los especialistas de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), dependiente de la BCR. Y agregaron: "en soja de primera se estiman 660.000 hectáreas regulares y 165.000 malas, mientras que en soja de segunda se calculan unas 680.000 hectáreas regulares y 255.000 en condiciones malas". En el inicio del mes de marzo algunos productores realizaban pastoreos en los lotes y quedarían fuera de cosecha unas 100.000 hectáreas si las lluvias no acompañan durante marzo.De todas maneras, los expertos reconocieron que muchos lotes "ya tienen daños irreversibles".

La soja de primera se arrebató en final
En el este de la región núcleo, donde más se marca el estrés hídrico, los lotes más atrasados se arrebataron y anticiparon su maduración. Hasta en Marcos Juárez, que en el último tiempo no había sufrido la falta de agua, la ausencia de lluvias desmejoró los lotes más atrasados y a los de ciclos largos y van a perder peso en el llenado. 
En el centro sur de Santa Fe la soja de primera culminó el llenado de granos y la desecación anticipará la cosecha. En la segunda quincena de marzo comenzarían a trillarse los primeros lotes, de acuerdo a los relevamientos.

Se desmoronan los rindes de los tardíos
La soja de segunda se llevará la peor parte como consecuencia de la falta de precipitaciones. Si bien las lluvias que podrían darse durante marzo resultarán fundamentales para reducir los daños, los especialistas de la BCR proyectan pérdidas que oscilan entre el 20 y el 30%. 
"Se nota que se les acabó el agua de los perfiles porque el cambio fue muy rápido; pasaron de un verde intenso a un mosaico de tonalidades marrones en una semana", indicaron los ingenieros de la zona. Y admitieron que muy pocas veces observaron una situación así. Cabe destacar que los rindes promedios de la región se estiman en 28 qq/ha.

Cuidado con el "Trips" 
En líneas generales, la campaña está siendo relativamente tranquila en cuanto a plagas con excepción del trips, que apareció con notoria presencia en la segunda quincena de febrero. Esta plaga está disimulada por las condiciones de estrés hídrico y ambiental, y cuando sus consecuencias se hacen visibles su control no es tan eficiente.
El grupo de trabajo del área de Entomología del INTA Oliveros detectó una gran afluencia de trips en los cultivos de soja de la región. Su incidencia puede disminuir el rendimiento del cultivo hasta un 40%.
"El trip, a diferencia de otras plagas como las defoliadoras, provoca un daño que no se ve inmediatamente debido a que empieza en el envés de las hojas y en los estratos inferiores del cultivo. En la medida que las condiciones ambientales como las de esta campaña continúan, esas hojas que en un principio se ven plateadas empiezan a tomar un color marrón cobrizo, provocando la caída anticipada de las hojas", destacó la jefa del área de Entomología del INTA Oliveros, Evangelina Perotti.
El detonante principal para que el trip haya aparecido en la zona del INTA Oliveros es el estrés hídrico. "Hay que tener en cuenta que esta plaga está siempre presente. Pero a medida que las condiciones de estrés persisten hace que el contenido celular de las hojas de la soja se adecúe más a los requerimientos nutricionales del trip", aseveró la especialista. 
No hay productos específicos para control de trips. No obstante, "se recomienda el uso de algunos IGR y en relación a la eficacia del resto de los productos que se utilizan y que pueden llegar a tener algún control, como los piretroides, solo se limitan a actuar sobre los ejemplares presentes al momento de control", indicó Perotti.
El trip es una plaga que se caracteriza por su rápido crecimiento; el período de huevo a adulto ocurre en un lapso de 11 días, y después ese adulto puede vivir hasta 25 días. En este sentido, Evangelina Perotti estableció que esta particularidad es una de las mayores dificultades para un buen control ya que supone una superposición de generaciones. "Los estadíos de desarrollo de los trips son huevo, larva, pupa (que transcurre en el suelo) y adulto; cuando hay alta presión de esta plaga, tenemos adultos que emergen del suelo y otros que vienen inmigrando, lo que provoca que el daño pase de muy poco a tener toda la planta colonizada en solo unas semanas", afirmó.
Las consecuencias productivas que trae una plaga de estas características puede disminuir de un 13% a un 40% el rendimiento de la soja. Por último, la especialista indicó que "otro fenómeno que estamos viendo es que en los cultivares BT, cuando evaluamos el área bajo la curva de la población de larvas de trips, vemos que ante los mismos tratamientos de control estos cultivares tienen un 50% más de población que un material convencional". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar