«A Todo Trigo» arrancó con durísimas críticas de los acopiadores para la clase política

“En “ATT” (A Todo Trigo) comenzamos 48 horas “ATR” (A Todo Ritmo). A continuación el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, nos va a contar lo que va a pasar cuando llegue el trigo HB4 a nuestros mercados, cómo vamos a salir de esta situación”, arrancó el presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara. La inquietud, que no fue respondida en su discurso por el Ministro, marcó el comienzo de la primera mañana del congreso que durante hoy y mañana se realiza en el hotel Sheraton de Mar del Plata.

Bajo el lema “Avanzar o retroceder, esa es la cuestión”, A Todo Trigo 2022 volvió a la presencialidad para volver a repasar los temas de la agenda del sector.

“En 20 años se recaudaron 150 mil millones de dólares solo por retenciones. Y estamos peor que antes. Se regaló plata a manos llenas, se eligió el asistencialismo sobre el fomento a la creación de puestos de trabajo y encima se descalifica a los que crean riqueza”, dijo Rivara y más tarde agregó: “los fideicomisos privados obligatorios de oleaginosas, maíz y trigo son retenciones encubiertas y, por lo tanto, ilegales, que no están aprobadas por el Congreso y retienen nuestro dinero sin consentimiento”.

“En los últimos 50 años, mientras nuestra producción agrícola-ganadera aumentó 6 veces, la de Brasil se multiplicó por 14 y sus exportaciones por 70. Los argentinos gastamos ese tiempo discutiendo cuál fue el peor gobierno y seguimos en caída libre, haciendo las cosas a contramano del mundo”, remarcó.

Para el presidente los acopiadores, “genera un gran enojo en la sociedad ver que el Congreso aún tiene más de 10.000 empleados y el Senado aumenta sus gastos un 86% anual mientras crece la pobreza, la indigencia, la deserción escolar y el narcotráfico”. Además, se refirió al gasto público de los tres niveles del Estado (Nación, provincias y municipios), que pasó del orden del 30% del PBI entre 1980 y 2007 al 45% del PBI actual. “Este 15% de aumento representa una suba de 60 mil millones de dólares por año del gasto, y eso explica las subas de impuestos, deuda pública e inflación. Ese valor está muy cerca del total de las exportaciones anuales del país y es muy superior al último préstamo del FMI”.

El titular de la entidad también hizo hincapié en una de las últimas novedades políticas para la agroindustria: “El 14 de marzo el gobierno nacional aumentó 2 puntos los DEX al aceite y harina de soja, lo que –traducido al común- fue sacarle a los productores 400 millones de dólares al año para subvencionar, con esa plata, a las harinas de trigo. Da estupor escuchar a Feletti decir que es un esfuerzo del gobierno nacional y ver que pidió que en las bolsas de harina se imprima la frase Harina con subsidio del Estado”.

Rivara dejó sobre la mesa dos conceptos: uno es el de “el sesgo de la mención confusa”, que consiste en comparar el precio de 1.000 kg de trigo con el de 1 kg de pan. “¿Alguien escucho alguna vez decir que el kg de trigo cuesta unos $44 y que se necesita 1,1 kg de trigo para lograr 1 kg de pan, que vale $270 o $300 pesos? Imaginemos lo que piensa el público cuando se le dice que el trigo vale $44.000 y el pan $270”. El segundo  busca analizar “la trampa de los porcentajes”, que es la de comparar porcentajes de variación en lugar de hablar de valores absolutos: “Por ejemplo, entre enero 2021 y marzo 2022, tanto el trigo como el pan de Precios Cuidados aumentaron 80%, eso puede llevar a pensar que el pan aumenta porque aumentó el trigo y esa idea se instala fácilmente para culpar a los productores de eso, pero no hay nada más alejado de la realidad. Alcanza con ver que el 80% que aumentó el trigo significó $16 por kg, mientras que el incremento del 80% del precio del pan con Precios Cuidados fue de aproximadamente $120 por kg. Y como se necesita 1,1 kg de trigo para hacer 1 kg de pan, solo $18 de los $120 que aumentó el pan se pueden atribuir a la suba del trigo, incluyendo los efectos de la invasión rusa. ¿Los otros $102 cómo se explican? Eso revela el sin sentido de la intervención estatal”.

“Los informes de intención de siembra de trigo dicen que no aumentará la superficie. ¿Cómo puede ser que ustedes, los productores, no quieran “juntarla con la pala” como dicen algunos funcionarios y periodistas? ¿Será que el aumento de los costos supera al de los precios de venta, a los que encima se le agregan las amenazas cotidianas de más presión impositiva?”, cuestionó.

Por último, Rivara enumeró los principales temas que la Federación de Acopiadores propone incorporar en una agenda para un acuerdo marco de coincidencias, entre los que está la eliminación del Art. 755 del Código Aduanero, leyes de fertilizantes, semillas y de Fomento Agroindustrial, normalización dominial de acopios en terrenos ferroviarios, seguro agrícola, inserción internacional con desarrollo de exportaciones, reorganización impositiva en concordancia con países competidores, Ley de Buenas Prácticas Agrícolas y reglas de juego permanentes y estables.

Antes del cierre, citó a José Pepe Mujica, el ex presidente uruguayo, que en su despedida política dijo: “Yo tengo mis buenas cantidades de defectos, pero en mi jardín hace décadas que no cultivo el odio, porque aprendí una dura lección que me impuso la vida: que el odio termina estupidizando, porque nos hace perder objetividad frente a las cosas. El odio es ciego como el amor, pero el amor es creador y el odio nos destruye”.  Y concluyó: “no nos estupidicemos”.