Cabaña “La Luisa” se quedó con el premio mayor en la “Catedral del Holando”

Mucha lechería y animales colmaron el predio de la Sociedad Rural de Rafaela este viernes, para concluir las actividades de la Muestra Anual 2021, con 12 cabañas exponiendo sus mejores animales.

Desde temprano, la jura en la pista de todas las categorías estuvo a cargo de Teodoro Mulder, cabañero e integrante de la Asociación de Criadores Holando Argentino.

Los primeros premios llegaron en las categorías de machos, resultando destacados el box 008, GAJC Yarará Hanket Marilú, como Gran Campeón Macho Puro de Pedigree, expuesto por la cabaña Beatriz, de Barberis y Cavallero. El Reservado Gran Campeón fue el box 007, Shalon 103 Alfa Honcock de La Travesía.

Con un interesante número de personas que rodearon la pista se cumplieron las actividades de la mañana y la tarde, en un lugar ya preparado para el remate que la Cooperativa Guillermo Lehmann desarrolló desde las 14:30 con la mejor genética lechera y que recuperó una tradición que hacía más de 30 años no se tenía y que recordó la primera subasta que hiciera la SRR el 9 de septiembre de 1920 en la pista y con la antigua tribuna.

El mejor presentador juvenil fue Junior Fernández de la cabaña Don Adolfo; el mejor expositor fue la cabaña La Lilia de la familia Barberis.

El Reservado Gran Campeón Registro de Crías fue el box 062, 1493, de Don Simón, cabaña de la localidad de Casas, en tanto el Gran Campeón RC fue el box074, 9414, de la cabaña La Travesía de la ciudad de Rafaela.

El momento de mayor emoción fue sin dudas la definición del Gran Campeón Hembra Puro de Pedigree. Con una selección de las mejores cinco vacas de la exposición, Mulder eligió al box 076, GAJC Sally Delta Dominique, de la cabaña La Luisa. El Reservado Gran Campeón Hembra fue para Felisia Hermanos con el box 067, Ninin Saltarina Atwood Silver.

Ezequiel, el presentador de Sally fue el más emocionado al momento de conocer la decisión del jurado. Un grito de alegría y muchas lágrimas acompañaron un cariño a la vaca y un beso que muestra el vínculo que tiene con el animal.

“Tengo la suerte de estar cuidándola, a ella y a las demás las ordeño, las baño, las pelo, las preparamos para llegar a la pista los días de exposición, soy un afortunado”. Entre risas y emoción confesó que “estábamos muy confiados en ella, llegamos a prepararla muy bien y sabíamos que podíamos poder ganar”.

Guillermo Miretti conoce a la perfección a todos sus animales y explicó que, “la vaca Delicius tuvo varios hijos en Canadá, uno de ellos fue Delta que era el padre de Sally. Ella es una vaca mediana, con una ubre sensacional. Ezequiel es el que la ordeña todos los días y admira la velocidad de ordeño que tiene, con una colocación de pezones excepcional, podría ser una vaca para robot, porque tiene una ubre uniforme, perfecta, con un ligamento medio hermoso, que es lo que destacó el jurado. Es una vaca de tamaño medio, no tan grande, ideal para los tambos. A esta siempre le tuvimos fé, por ser una vaca con tres partos, con gran sistema mamario y que está preñada de nuevo para parir el año que viene otra vez, es una vaca ideal”.