Chemes, tajante: “el Consejo Agroindustrial no puede asumir la representación gremial agropecuaria”

La aparición del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) fue la gran novedad de los últimos meses, teniendo en cuenta las reuniones que mantuvieron sus representantes con los funcionarios más importantes del Gobierno nacional, entre ellos el Presidente y la Vicepresidenta. El surgimiento de esta institución, que agrupa a más de 40 entidades y asociaciones del sector agroindustrial, generó controversias.

Para el presidente de CRA, Jorge Chemes, el Gobierno “ha encontrado un ámbito mucho más cómodo” con el CAA y solicitó “prolijidad” a todas las partes. “De ninguna manera el Consejo puede asumir la representación gremial agropecuaria; está para debatir, discutir y llevar adelante un proyecto que contemple la mejora de las exportaciones”, afirma en diálogo con Nuestro Agro. Y agrega: “si todos somos ordenados y cumplimos con esto que estoy planteando no tiene por qué haber ningún tipo de problema; cuando se empiecen a superponer las acciones y alguien se meta en el terreno del otro, vamos a encontrarnos en una situación problemática”.

Nuestro Agro (NA) – ¿Y considera que el Gobierno entiendo esta situación que plantea?

Jorge Chemes (JC)- El gobierno debe ser prolijo también y debe cumplir con ese orden. Si tiene que hablar de un proyecto agroindustrial hablará con el Consejo. Pero si debe tratar los problemas de políticas agropecuarias, para eso están las cuatro entidades del campo. Si realmente no lo entiende yo creo que nosotros desde las entidades tenemos que exigirle al Gobierno que se mueva de esa manera. Que sea prolijo, ordenado y de alguna manera cumpla con estas premisas. Sin ninguna duda que casi todas las entidades tienen participación de productores, pero eso no significa que el sector primario esté representado. La mayoría son industriales o pertenecientes a sectores de la comercialización.

Una relación tensa

La relación entre el Gobierno y el sector agropecuario no es la ideal. Pese a los esfuerzos oficiales por mantener un diálogo frecuente con el Consejo Agroindustrial Argentino, la realidad indica que la Mesa de Enlace (que reúne a las entidades que representan verdaderamente a los productores) no tiene mucha consideración en las altas esferas gubernamentales. A tal punto que ninguno de los dirigentes rurales participó de los anuncios realizados por el ministro de Economía, Martín Guzmán.

NA – ¿Por qué la Mesa de Enlace no asistió al anuncio oficial?

JC – En principio nosotros no habíamos sido invitados. Hasta ese mismo día del anuncio que nos llamaron recién al mediodía para convocarnos a una reunión presencial en Buenos Aires. Nosotros vivimos en el interior y resulta imposible viajar si nos avisan el mismo día. Por otro lado, si bien nosotros no habíamos sido consultados por las medidas, a través de los medios habíamos tenido alguna información de lo que se anunciaría y si consideramos que fue insuficiente, realmente no tenía mucho sentido.

NA – ¿Coincide con una visión que marca cierta incomodidad por parte del Gobierno?

JC – Sí, es muy probable. Yo también que tengo la misma sensación. Escuchando al ministro de Agricultura (Luis Basterra) uno advierte claramente alguna, Nuestra postura no es opositora, sino que en su momento cuando planteábamos estos temas de alguna forma le comunicamos que no estábamos de acuerdo. Se hablaba de los reembolsos de las retenciones y agricultura familiar. Yo lo que creo es que estamos llegando a una situación donde el Gobierno se siente incómodo con la Mesa de Enlace y no lo puede dejar de mostrar. Tengo toda la sensación que “la mesa de enlace” le trae malos recuerdos y obviamente que tienen todo su derecho a manifestar lo que les parezca.