Ferrero: “el verdadero problema de Argentina está más allá de la famosa grieta”

En un año atípico y difícil para el país, pandemia mediante, el sector industrial navega en aguas turbulentas e intenta llegar a destino como puede. No es la primera vez que afronta un escenario complejo y, probablemente, no será la última. Los empresarios sobrellevan el momento tratando de ser eficientes y competitivos, pero conscientes que resulta sumamente necesario contar con previsibilidad y reglas claras para pensar en el mediano y largo plazo. De otra manera, las crisis se sucederán con frecuencia y no habrá catástrofe sanitaria para excusarse.

En Rafaela y la región, la realidad del aparato productivo no escapa al escenario provincial y nacional. Nuestro Agro decidió contactar al presidente del Centro Comercial e Industrial, Andrés Ferrero, para conocer su visión del presente y las necesidades del sector a los fines de aportar su “granito de arena” en la recuperación económica y social de Argentina. “Hace falta un plan de desarrollo que sea común a todos los sectores productivos y a todos los estamentos”, afirma.

Nuestro Agro (NA) – ¿Qué análisis hace de la coyuntura?

Andrés Ferrero (AF) – Después de marzo y abril hemos tenido caídas muy fuertes que van a tener un impacto. Es un año ya declarado de caída. Pero en los meses posteriores, de junio en adelante, hubo pequeños pasos hacia adelante. Nosotros advertimos que se está mejor que el mes anterior, peor que el mismo mes del año pasado y en general seguramente cerraremos un año con una caída. Más allá de todo, el problema de Argentina va por otro carril.

NA – ¿Por qué?

AF – En las últimas cinco décadas no hemos avanzado con el producto industrial per cápita. Estamos con el mismo que en la década del ´70, con el agravante que hay muchos más recursos que han ido a manos estatales y seguramente cerraremos el año con una pobreza superior al 50% cuando hace cinco décadas estaban en el 5% e hipotecando la franja etaria de los grupos más jóvenes poblaciones. Esa es la verdadera problemática que debe preocupar, que está más allá de uno u otro gobierno o de la famosa grieta.

NA – ¿Qué aspectos deben abordarse para ello?

AF – Hay que buscar una salida, nuevos horizontes, programas de desarrollo, esos son los grandes desafíos. No hay ninguna posibilidad que un sector quede excluido, o que políticamente se trabaje para imponer ideas, porque hace falta un consenso amplio. Las políticas de desarrollo sostenibles deberían tomarse y trabajarse permanentemente. Hace falta un plan de desarrollo que sea común a todos los sectores productivos y a todos los estamentos. Hay que trabajar de esa forma porque los sectores deben estar integrados. Yo estoy convencido que es más importante la seguridad política que la jurídica porque es necesario establecer pautas y políticas de Estado entre las principales voces del país pensando en el futuro. Espero que nos demos cuenta de esto.

NA – Pensando en el sector, ¿dónde debe ponerse el foco?

_ Los distintos sectores económicos están sumamente apremiados porque los desequilibrios estatales son resueltos con nuevas presiones impositivos. El mundo no nos va a esperar. Hay una permanente evolución. Hay mucho trabajo por hacer, mucha materia para avanzar. Uno espera que haya un conjunto de herramientas que puedan definir la base de la competititividad sistemática. No se resume todo a una sola medida, no hay nada que por sí solo pueda modificar la realidad que tenemos. Indudablemente hay que trabajar para bases productivas modernas, inclusivas, que permitan mejorar la productividad y llevar mejores productos al mundo, son desafíos que requieren de todos los sectores y por supuesto el Estado debe generar el marco normativo para el mejor desarrollo posible.

El CCIRR congrega a numerosos sectores productivos de Rafaela y la región.

“Es necesaria una articulación pública privada”

La historia ha demostrado que la sinergia entre los sectores público y privado resulta fundamental para el crecimiento de una Nación. Lineamientos concretos que incentiven la inversión y el desarrollo se han vuelto un reclamo constante del empresariado argentino, que en los últimos años sólo ha visto crecer de manera exponencial el gasto público.

NA – ¿Qué estrategias puede adoptar una industria en este escenario?

AF – La competitividad tiene distintos vínculos o estamentos; yo la defino como una cebolla que tiene distintas capas. Por supuesto que una empresa puede trabajar ese aspecto puertas para adentro, con certificaciones de normas, inversiones y mejoras tecnológicas, pero no es lo único. Es clave una articulación pública privada porque es necesario observar las condiciones de infraestructuras disponibles en áreas o parques industriales.

NA – ¿Cuáles son esas necesidades?

AF – Acceso al crédito, financiamiento, formación y capacitación, vías de comunicación (terrestre, aéreas y marítimas), integración con los distintos sectores. Hay que buscar la forma de integrarnos en el mundo porque cada vez que hemos tenido una crisis ha sido con una serie de desfasajes que el Estado ha tenido en sus niveles de compromiso, ya sea por el impacto que ha derivado de la falta de equilibrio de algunas balanzas, como de aquella correspondiente a los déficits que se generan con la divisa. Es un gran tema. Por eso pedíamos arreglar algunos temas de la macroeconomía como la situación de la deuda.

Potenciar el sector agroindustrial

Andrés Ferrero tiene un vínculo estrecho con el sector agropecuario. El legado de sus bisabuelos, que a partir del esfuerzo y el trabajo han sido protagonistas (como otros tantos) del desarrollo productivo de la región, se mantiene hasta el día de hoy con acciones que permiten sostener la rica historia familiar. Por eso, no sorprende los conceptos del presidente del CCIRR hacia un sector tan importante para la economía nacional. “Es indispensable en Argentina potenciar el sector agroindustrial porque siempre ha tenido una dinámica enorme”, asegura. Y reflexiona: “si en las últimas décadas hubo sectores que generaron una revolución en su forma productiva con impacto en la industria han sido el agropecuario y agroindustrial”.

Durante su gestión al frente del Centro Comercial e Industrial, próxima a finalizar, Ferrero y su Comisión Directiva llevaron adelante un trabajo de fortalecimiento institucional con otras fuerzas vivas de la ciudad. Una de ellas precisamente fue la Sociedad Rural de Rafaela, relación que ha prosperado de manera significativa teniendo en cuenta los puntos en común que presentan ambas instituciones.

“Buscamos puntos de trabajo y compartimos muchas reuniones porque entendemos que es el camino. Las entidades productivas deben trabajar en forma conjunta y estoy convencido que tenemos muchos más aspectos en común que diferenciaciones que pueden existir por metodologías o tipo de trabajo”, señaló el empresario a Nuestro Agro.

Una postal de los encuentros entre el Centro Comercial y la Rural de Rafaela, trabajando juntos por el desarrollo de la región.

Con el objetivo de impulsar la defensa del sector privado local y regional, las entidades han mantenido diversos encuentros y coincidieron en la importancia de promover la integración de las cadenas productivas y fomentar la transformación de los productos primarios en origen.

El desarrollo de los negocios, la importancia de promover un trabajo articulado entre el sector político y las diferentes fuerzas de seguridad y agentes de justicia para mitigar los efectos de la inseguridad y a la necesidad de avanzar hacia una reforma tributaria integral que promueva la inversión, también son ejes fundamentales para abordar pensando en el futuro.

Por Maximiliano Luján (Redacción Nuestro Agro)