Fitosanitarios: la Rural de Rafaela cruzó a una concejal kirchnerista por una “desafortunada expresión”

La Sociedad Rural de Rafaela salió al cruce de unas declaraciones de la concejala Brenda Vimo, sobre la “41°Jornada sobre Buenas Prácticas de Aplicación de Productos Fitosanitarios”, realizada en Rafaela el 14 de abril de 2021 y organizada por la entidad ruralista, el Concejo Municipal, el Instituto para el Desarrollo Sustentable de Rafaela, INTA, Casafe y la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias en el lote situado sobre la Variante Rafaela, frente al Complejo Ambiental.

El malestar de la dirigencia rural surgió luego que la legisladora planteara que en esa jornada se utilizó agua en lugar de productos fitosanitarios. “La desafortunada expresión evidencia el total desconocimiento de este tipo de prácticas y de las cuestiones científicas y climatológicas que deben ser consideradas”, indicaron desde la Rural.

Y agregaron: “se pulverizó con agua, por tener que ejecutar la práctica en presencia de público, y porque se realiza en condiciones de desventaja en relación al caldo (que contiene no solo agua son también fitosanitarios y diversos adyuvantes). Estos elementos incluidos en el agua (que es el vehículo de pulverización), ayudan a mejorar las condiciones de trabajo y disminuir la deriva”.

También remarcaron que el agua sola se comporta diferente que el caldo (que contiene no solo agua son también fitosanitarios y diversos adyuvantes). Sin esos elementos, pulverizar con agua es hacerlo con las peores condiciones y tampoco se utilizaron productos antideriva para demostrar a la gente que, aún así, el alcance de las gotas de productos no superan los valores demostrados.

“Por otro lado, el vehículo para la aplicación es el agua.  Al producto se le agrega coadyugante que tiene la finalidad de mejorar la aplicación. Por lo que la eficiencia del trabajo hubiera sido mayor con el caldo de aplicación que con el agua”, manifestaron desde la entidad.

Debe destacarse que las condiciones ambientales durante la demostración en Rafaela no fueron seleccionadas, sino que por cuestiones organizativas obvias se fijó fecha con un mes de antelación y hubo que atenerse al clima imperante. En condiciones ambientales adecuadas, la posibilidad de provocar derivas significativas es aún más reducida. 

Desde la Rural resaltaron que aún en circunstancias que no fueron las óptimas, el alcance de la deriva terrestre no superó los 10 m de distancia, medido a través de las tarjetas hidrosensibles que observaron tanto los concejales como el público presente, quienes se desempeñaron como veedores.

“Insistimos en que quien desconoce y no está dispuesto a escuchar a quienes investigan, prueban y validan prácticas constantemente mediante estándares de calidad no tiene conciencia de la responsabilidad social que implica alertar a la población mediante expresiones falaces y el riesgo que esto implica”, concluyeron.