La mitad de los maíces de primera implantados sufren las secuelas del estrés hídrico en el centro norte santafesino

La segunda semana del mes de enero de 2022 tuvo similares características a la primera: estabilidad climática, días soleados, altas temperaturas, registros térmicos superiores a 41 ºC, vientos leves de direcciones variables, preferentemente del sector norte, situación que permaneció hasta el final del período, en toda el área del SEA.

Ante la realidad ambiental imperante, los cultivares continuaron generando intensos procesos de evapotranspiración y alta demanda de agua útil de los suelos, que en los distintos sectores de los departamentos del área de estudio, era muy baja o nula.

Para el intervalo comprendido entre el 12 y el 18 de enero, los pronósticos prevén desde su inicio, estabilidad climática, días soleados, registros térmicos muy importantes, vientos leves de direcciones variables, situación que permanecería hasta mediados del domingo 16 de enero. A posteriori, se produciría un incremento de la nubosidad, rotación de los vientos y probabilidad de precipitaciones de variadas intensidades, características que se mantendrían hasta el final del período, en toda el área del SEA. Las temperaturas fluctuarían desde mínimas de 15 a 30 ºC y máximas de 25 a 45 ºC.

GIRASOL

El proceso de la cosecha del girasol mantuvo intenso ritmo, favorecido por las condiciones climáticas, especialmente en los departamentos General Obligado, Vera, Nueve de Julio, norte de San Javier y San Justo.

Los rendimientos promedios fluctuaron entre valores mínimos de 12 a 14 qq/ha y máximos de 30 a 32 qq/ha, con lotes puntuales de 34 qq/ha.

Los rendimientos fueron vistos por el sector productivo como interesantes, buenos a muy buenos. Pero, manifestando la inquietud por la numerosa presencia de palomas o cotorras, que afectaron y afectarían los capítulos florares.

MAÍZ DE PRIMERA

De un total de 88.000 ha implantadas con maíz temprano, el 50 al 52 % de los cultivares, se encontraron con secuelas e impactos.

Hasta la fecha, el déficit hídrico continuó siendo importante, especialmente como consecuencia de las altas temperaturas diarias y la ausencia de lluvias, por lo cual, con el transcurso de los días se incrementó el amarillamiento, marchitamiento, el cambio de la intensidad de la coloración de las plantas y su mortandad, afectando también, el llenado de los granos, por lo que se obtendrían mazorcas más pequeñas y con menor número de granos o más chicos.

La realidad climática y su diaria variación, particularmente en el área de influencia de las cuencas lecheras del SEA y otras zonas, aceleraron las definiciones de los maizales, observándose el intenso movimiento de equipos para su picado/embolsado.

En los últimos 10 años, el promedio de la superficie afectada a dicho destino fluctuó entre 20.000 a 25.000 ha, pero ante el impacto térmico, se estimó que 10.000/12.000 ha más del cereal, se sumarían a dicho proceso.

Los resultados obtenidos continuaron siendo muy dispares, en general se logró un rendimiento promedio de 8 a 10 m/bolsa/ha pero, durante la recolección, el ambiente climático cálido y el material vegetativo seco a muy seco, alteraron no solo la cantidad del producto, sino también su calidad y con serias dificultades en la concreción de buenos resultados de los trabajos.

Por lo enunciado, se acentuó la variación de las expectativas de los logros de los futuros rendimientos y continuaron generando incertidumbre, de concretarse la ausencia de precipitaciones.

SOJA DE PRIMERA

Por la irregularidad o la heterogeneidad en la distribución geográfica espacial de las precipitaciones y las condiciones climáticas de las dos primeras semanas del año, los cultivares de soja temprana presentaron variaciones en sus estados, observándose limitaciones en su crecimiento, amarillamiento o marchitamiento de hojas y en lotes puntuales, la pérdida de plantas por mortandad.

No se detectó la presencia de insectos o de plagas de importancia y no se realizaron aplicaciones de control.

SOJA DE SEGUNDA

Para la campaña de cosecha gruesa 2021-2022, la intención de siembra de la oleaginosa se estimó en unas 550.000 ha, similar a la del año anterior, pero finalizó la siembra con unas 533.500 ha logradas.

La implantación de la soja tardía en los diferentes departamentos, ante la disminución del agua útil en la cama de siembra, las elevadas temperaturas e importante evapotranspiración, presentaron una muy heterogénea y variada situación de los estados vegetativos. Los primeros lotes germinados mostraron buena emergencia y crecimiento.

Se realizaron aplicaciones de herbicidas post-emergente para el oportuno control de las malezas pero, durante el monitoreo semanal se observó muerte de plantas por estrés, afectando el stand de las mismas por unidad de superficie.

AGUA ÚTIL

En la superficie total del área de estudio del centro norte santafesino, constituida por los departamentos Nueve de Julio, Vera, General Obligado, San Cristóbal, San Justo, San Javier, Garay, Castellanos, Las Colonias, La Capital, San Martín y San Jerónimo, la disponibilidad de agua útil en los primeros 20 cm de los suelos se consideró insuficiente hasta la fecha, como consecuencia de las altas temperaturas registradas, los intensos procesos de evapotranspiración producidos por los cultivares, la ausencia de lluvias de importancia en montos pluviométricos durante las últimas semanas, en toda el área y generando un importante consumo del contenido de agua útil de los distintos perfiles de los suelos.

Hasta la fecha, se cubrieron en forma irregular las necesarias demandas de los sembradíos, según los estadios fenológicos de cada uno de ellos y se fueron acentuando progresivamente, los síntomas de déficit hídrico y térmico.