La seca ya juega su partido y los cultivares de trigo sufren en el centro norte santafesino

Con estabilidad climática, ambientes secos y temperaturas contrastantes como heladas y altos registros térmicos para la época del año, ya puede advertirse un deterioro en los estados de los cultivares de trigo. Así lo reveló el Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Santa Fe a través de su reporte semanal, en el centro norte provincial.

De acuerdo al relevamiento de los técnicos los trigales continuaron lenta y progresivamente variando su estado con el transcurso de los días, detectándose algunos indicadores: “amarillamiento” de las hojas basales, como así también, marchitamiento y “acartuchamiento” de las hojas, como consecuencia de las características expuestas, período seco y menor cantidad de agua en los suelos.

A la fecha, los cultivares están de la siguiente manera:

• Un 80 % de los trigales, con buen desarrollo en los diferentes lotes, así como en el inicio de su ciclo. Con buena respuesta a la fertilización y también buen estado sanitario, en el área de estudio. Aquí se concentraron, casi en su totalidad, las variedades de ciclos largos y más del 60 %, de las variedades de ciclos intermedios.

• Un 13 %, en estado regular, que con el transcurso de los días, ante la decreciente disponibilidad de agua útil, después de una buena germinación y emergencia, evidenciaron síntomas de déficit hídrico, observándose lotes no uniformes, en particular, lo sembrado en la segunda etapa, con trigos de ciclos intermedios y cortos.

• El restante 7 %, se halló en estado regular a malo, con ciertos inconvenientes en los nacimientos y en los stands de plantas por unidad de superficie, coloración pálida, con sectores amarillentos en su área foliar, ubicándose geográfica y particularmente en los extremos suroeste y noroeste del SEA. .
En cuanto al estado sanitario no presentó inconvenientes, hasta el momento.

La siembra de girasol, paralizada

La BCSF también indicó que el proceso de siembra del girasol se encuentra totalmente paralizado por las condiciones climáticas imperantes, teniendo en cuenta la falta de humedad en el suelo.

Los lotes sembrados temprano, presentaron stand de plantas más uniformes, dado que la germinación y emergencia se dieron en mejores condiciones de humedad en la cama de siembra. El resto de los lotes, principalmente los sembrados más tarde, con escasa humedad, mostraron irregular proceso de germinación y emergencia.

Hasta la fecha, se logró un avance del orden del 20 %, o sea, 21.700 ha, con referencia a la intención inicial, que se estimó sería similar a la campaña del año anterior, que alcanzó las 108.500 ha.

Los futuros pronósticos de precipitaciones estarían revirtiendo las condiciones y se continuaría con el proceso de siembra, pero dependería mucho su real concreción. Dado, que algunos productores estarían analizando la posibilidad de cambio del cultivo, situación que con el transcurso de los días, al ir alejándose de la fecha óptima de siembra para el girasol y con riesgos en aumento, se concretaría una nueva planificación de la cosecha gruesa.