La siembra de trigo viene con retraso y menos hectáreas en el centro norte santafesino

Finalmente se consolidó la disminución del área sembrada en el centro norte santafesino, anticipada por la Bolsa de Comercio de Santa Fe, a partir de la incertidumbre generada por la cuestión climática que se acentuó cada vez más y condicionó o reguló todo el proceso.

Así, para el área de estudio del Sistema de Estimaciones Agrícolas se estimó una disminución de la superficie implantada del orden del 13,5 %, aproximadamente unas 50.700 ha menos que la campaña pasada, que alcanzó las 376.000 ha.

“El comienzo de la campaña presentó la mayor incertidumbre de los últimos 12 años. Sumado al clima y la falta de lluvias, hubo otros factores imperantes como el valor comercial de la tecnología necesaria y disponible, la existencia de insumos (combustibles, fertilizantes, agroquímicos, entre otros) que influyeron sobre las variadas alternativas de las planificaciones particulares y en la concreción o no, de la siembra del cereal”, reconocieron los expertos.

De esta manera, quedó claro que la dinámica de los escenarios ambientales, las características zonales particulares y los múltiples factores actuantes, “condicionaron o regularon la toma de decisiones finales ante los futuros escenarios climáticos y de logística”.

Pero además, persistirían los interrogantes para el inicio de la próxima campaña gruesa, “por el insuficiente contenido de agua útil en los distintos perfiles de los suelos, que disminuyó aún más y también, por la disponibilidad de insumos (semilla de girasol)”.