Panorama complicado para el trigo en la Zona Núcleo por la falta de lluvias

El trigo sufre otro golpe con otra semana sin lluvias y con las heladas que se repiten al llegar el fin de semana. En la Zona Núcleo, de acuerdo a lo informado por la Bolsa de Comercio de Rosario, la condición regular a mala pasa del 54% al 70% en la región, que representan 900.000 hectáreas.

“Calculamos un 30% menos de espigas, daños que sin lluvias no se van a poder compensar y que pasará a los rindes”, indicaron expertos de la región. Y agregaron: “las heladas están haciendo más daño que la sequía y los regulares pueden pasar de los 20 qq/ha si para de helar”, señalaron en Cañada de Gómez,

Cabe remarcar que las variedades sensibles están muy afectadas al sufrir daños graves y son gran parte de los cuadros que están en condiciones malas a regulares. Muchas áreas ya están dando por perdidos numerosos lotes afectados como en Marcos Juárez, Cañada de Gómez y Bigand o Corral de Bustos.

 “El trigo está encañando, muy golpeado por las heladas. Las pérdidas de rendimiento son muy importantes. Sin lluvias a la vista, será una de las peores campañas de los últimos años”, advierten en Marcos Juárez (Cba) donde los cuadros encañan con el 35% del área en malas condiciones y 50% regular.

En Corral de Bustos explican que los cultivares que son sensibles a heladas están muy mal y apuntan a 20 qq/ha. Pero el resto, tiene todavía potencial. Ahora hay que ver cuándo y cuánto llueve”, advierten.

En Rosario, en lotes fertilizados para superar los 50 qq/ha, ahora estiman entre 20 y 25 qq/ha. 

Otra nota muy negativa de rindes es la que se observa en Bigand: “están muy desmejorados, ya se notan pérdidas de plantas, hay mucho daño por heladas. Con este escenario estiman entre 10 a 15 qq/ha. Por decir un valor necesario, para detener una caída más grave, sería necesario más de 100 milímetros”.

Pero incluso en áreas que venían mejor también hay recortes ante la falta de agua y las heladas. En Teodelina lo resumen así: si llueve el domingo, podemos todavía alcanzar rindes que superen los 30 qq/ha. Sino, bajamos”.

La gran preocupación que generan estos rindes estimados es que con un rinde aún de 25 qq/ha, hay una pérdida de más de 325 dólares por hectárea como margen neto en campo alquilado.