Rafaela y la región, cuna de casos de éxito entre las empresas familiares

Facundo Sonatti, especialista y asesor de organizaciones de este tipo abrió el ciclo de charlas de la 116° edición de la ExpoRural de Rafaela y la Región.

En la previa al comienzo oficial de la 116° ExpoRural de Rafaela y la Región, este lunes se generó la primera charla de capacitación en nuestro predio ferial.

En el Salón de Usos Múltiples fue Facundo Sonatti el encargado de dar comienzo a esta agenda especial que genera el marco inicial para una muestra que vuelve a acercar al campo hacia la ciudad.

Periodista y consultor de empresas de familia, especializado en el segmento desde hace 12 años, es oriundo de San Vicente. Actualmente trabaja en CNN Radio y en el canal de twitch Neura Media, con el programa Derribando Mitos, sobre economía y negocios, habló ante un atento auditorio.

“Potencial productivo de la región: presente y futuro. Casos de éxito” fue el título del encuentro en el que se recorrió parte de la cultura, la idiosincracia y la realidad de la franja central santafesina, con un particular eje en el centro-oeste de la provincia.

“Rafaela es una ciudad que tiene más de 500 empresas, que tiene un valor de tonelada exportada que es cinco veces más alto que el promedio de Argentina. En 2021 se vendieron 500 millones de dólares entre 58 empresas” comenzó diciendo el analista.

“Esto es fuera de lo común, es un caso de éxito en Argentina el de Rafaela, pero también el de toda la región que tiene un enorme potencial, a pesar de la macroeconomía”.

Para quienes habitan en la zona, es algo habitual, pero el enclave productivo, geográfico, climático, se dan condiciones favorables para la creación de riqueza, de fuentes de trabajo y de progreso, básicamente.

“Todas las empresas a las cuales les va bien, reinvierten sus ganancias y tienen un perfil exportador, una mirada internacional con la que han logrado crecer”, sumado esto a la adaptación a las nuevas tecnologías, a las necesidades de las nuevas generaciones, incluso dentro de “un mundo cada vez más complicado”.

Presentó cinco casos destacables que son los que marcan un camino optimista para el desarrollo empresarial.

El molino Esmeralda, de la localidad santafesina homónima y de la familia Forzani, en cuatro décadas lograron diversificar la producción, automatizar el molino para que una sola persona lo pueda operar, con 60 mil toneladas al año de trigo y la participación del uno por ciento del mercado nacional, a partir de una inversión de diez millones de dólares y una combinación generacional dentro de la empresa y superando una evolución intergeneracional.

El valor agregado está en la productividad a partir del trabajo de una sola persona. El proyecto de la empresa es exportar a Estados Unidos tanto harina, como tapas de empanada congeladas desde Santa Fe.

El Laboratorio Over, iniciado en la década del ´80 desde San Vicente, desde 2010 y con una inversión de siete millones de dólares, hoy factura casi el triple de eso por año, con presencia en 50 países y con una importante participación en el mercado veterinario y ganadero puntualmente.

Con el proyecto de una nueva nave industrial, siguen creciendo desde la localidad que fue cuna de la cosechadora.

En la provincia de Córdoba, la familia Ricca en la localidad de El Tío, se desarrolló la empresa Valorasoy, a partir de un campo pequeño y un acopio. Con el desarrollo de un texturizado de soja, para la producción de una suerte de hamburguesas de base vegetal, vendiendo el 75 por ciento de su producción al exterior, lograron este año vender el negocio a uno de los herederos del gigante Paladini, que está establecido en Estados Unidos y cuya empresa cotiza en la bolsa de Nueva York, por seis millones de dólares.

Gonella, desde la ciudad de Esperanza, procesa 120 mil toneladas de acero al año, para producir calderas y otros productos vinculados a la energía. Además tienen producción primaria en lechería, una usina láctea en la localidad de Franck y trabajan constantemente reinvirtiendo.

Basso SA es uno de los grandes empleadores de la ciudad de Rafaela. Es el gran exportador de la ciudad, con 25 mil dólares en el valor de la tonelada de válvulas para motores a combustión, por eso tiene esta empresa hoy un desafío de transformación, que actualmente tiene en desarrollo la primera bateria de litio del país. El 90 por ciento de la producción la exportan a empresas como John Deere, Ferrari y Harley Davidson.

Sonatti explicó aspectos vinculados a la influencia inmigratoria, a la confluencia cultural que se da en zonas como esta del país, pero sobre todo indicó que las empresas de base familiar “o se profesionalizan o se venden”, en general, más allá de las condiciones reinantes en la política y la economía nacional, como para entender las tendencias de muchas de las firmas que no pegan el salto en cuanto a tecnología, a nuevos productos o a nuevos mercados.

últimas Noticias

Ritmo de faena

Pese a la tendencia declinante, aún no se observan indicadores propios de una fase de retención. Según los datos oficiales del Servicio Nacional de Sanidad

Scroll al inicio