Remonda Castro celebra 61 años junto al sector agropecuario

Seguramente Manuel Castro no imaginó hace seis décadas que la empresa creada junto a sus socios perduraría tanto en el tiempo, logrando un crecimiento sostenido y con la certeza absoluta que los valores que lo inspiraron se mantendrían intactos a través de sus hijos y nietos. Este 1 de febrero Remonda Castro celebra 61 años de vida, una cifra para nada despreciable considerando las dificultades que debe soportar una firma en un país con tantos vaivenes y crisis recurrentes.

Don Manuel hace rato que ya no está, pero sus hijos (Rey y Ricardo) supieron continuar el legado. El concesionario John Deere con casa central en Rafaela ha tenido una evolución notable desde todo punto de vista. A la estructura de seis personas que había en sus comienzos, hoy la empresa cuanta con más de 50 empleados y tiene cuatro sucursales ubicadas en zonas netamente productivas como Franck, San Martín de las Escobas, Gálvez y San Francisco, que permitió el desembarco a la provincia de Córdoba.

“No es algo menor que una firma familiar cumpla 61 años, sobre todo en un país como Argentina”, admite el gerente general Diego Castro, uno de los tres hijos de Ricardo. “Sinceramente lo tomamos con mucha alegría y también con responsabilidad porque somos conscientes que debemos estar a la altura de las circunstancias para que la firma pueda seguir teniendo futuro”.

Ricardo Castro junto a sus hijos: Agustín, Martín y Diego.

Algunos hitos

En 61 años de historia Remonda Castro atravesó cambios sustanciales y logró cumplir objetivos siempre orientados al crecimiento y desarrollo de la firma. Uno de esos hitos fue la adquisición del paquete accionario en su totalidad por parte de Ricardo y sus hijos que, a pesar de ello, decidieron conservar el nombre de la empresa (que conlleva el nombre de uno de los socios de entonces) poniendo por encima de todo a la marca que surgió de la mano de “Don Manuel”.

La apertura de sucursales en puntos estratégicos de la provincia de Santa Fe también ha sido otro de los anhelos conseguidos. Primero fue Franck (2009), luego San Martín de las Escobas (2011), posteriormente Gálvez (2012) y por último San Francisco (2016) donde en 2019 se pudieron concentrar todas las áreas en un solo lugar. Sin embargo, en 2018 se produjo el hecho más significativo con el traslado de la casa central ubicada en Rafaela, que históricamente funcionó en una de las principales avenidas de la ciudad, a un lugar emblemático como el predio ubicado en la intersección de las Rutas 34 y 70, una vidriera de lujo donde en el pasado supo estar la recordada firma “Grossi”.

Por último, puede mencionarse una de las últimas novedades de la firma de “los verdes” que ha revolucionado el mercado. A mediados de 2019 se comunicó formalmente la incorporación de la marca PLA y su variado portfolio de soluciones para seguir aportando valor a los productores de la zona.

A partir de estos hechos, la empresa ha logrado consolidar un proceso de crecimiento, manteniendo los valores y principios que pensaron sus fundadores, apostando a fortalecer la relación con sus clientes a través de un servicio de excelencia y la calidad de sus productos. El camino recorrido ha sido largo, pero los desafíos que se vienen entusiasman a todo el equipo que conforma la gran familia de Remonda Castro.