El gremio Camioneros presiona a las lácteas para que sus transportistas paguen un bono

Tal como le sucedió a Williner este viernes por la mañana, desde el sindicato que representa a los choferes de camiones están decididos a bloquear por el tiempo que sea necesario a las plantas industriales que contratan el servicio, hasta que se garantice que sus afiliados cobran lo que corresponde. Exigen a los dueños transportistas que les paguen a sus empleados un bono de 25.000 pesos y utilizan como mediadores del conflicto a las empresas que contratan ese servicio, ya que no todas las industrias poseen transporte propio.

Hoy la firma con planta industrial en Bella Italia quedó en el medio de este reclamo, que comenzó con una presencia de sindicalistas ajenos a la empresa y continuó con el bloqueo al ingreso de camiones con materia prima y egreso de productos elaborados, desde las 7:30 a 8:00. De ese modo los representantes del transporte lograron la invitación de la firma a negociar como intermediarios entre el gremio y los transportistas, algo que le correspondería en principio al Ministerio de Trabajo.

Cabe señalar que Williner (Ilolay) no cuenta con camiones propios sino que contrata una flota de 60 unidades a 40 empresas distintas, cuyos empleados pertenecen al sindicato que conduce Pablo Moyano, desde donde vino la orden de presionar a la firma. Según informaron desde la láctea, al mediodía la situación se había solucionado, bajo la promesa de que la industria garantice que los dueños de camiones les abonen ese extra a sus empleados.

Sin embargo, trascendió que esta práctica podría replicarse en otras empresas que cuentan con transportistas contratados con personal afiliado a Camioneros. Y sucede que para evitar parálisis en una industria tan sensible como la láctea, las firmas se muestran siempre proclives a asumir compromisos aunque a veces éstos no les competen.