Alerta roja mundial por una maleza que resiste a glifosato y apareció en un lote de Argentina

Se confirmó una nueva resistencia a herbicidas, en este caso se trata de Digitaria sanguinalis (pasto cuaresma) a glifosato. Se trata del primer caso reportado a nivel mundial: “Se han identificado anteriormente poblaciones de D. sanguinalis resistentes a diversos grupos de herbicidas (inhibidores de atrazina, ACCasa o ALS) en Australia, Canadá, China, la República Checa, Nueva Zelanda y los EE. UU. pero nunca antes para este herbicida”, afirma la Ing. Eugenia Niccia, Gerente de la Red de Manejo de Plagas de Aapresid (REM).

Desde la REM de Aapresid, alertan que este último caso eleva a 42 la cifra de biotipos resistentes a herbicidas registrados en Argentina, 28 de ellos con resistencia a glifosato.

“Desde la detección y denuncia de un caso sospechoso por parte de productores y/o asesores a campo, hasta la comprobación fehaciente de la resistencia por parte de especialistas, este proceso lleva varios años”, explican desde el Programa de Aapresid, que entre sus objetivos busca justamente impulsar la sinergia entre actores para la detección de nuevos casos de resistencia así como en difundir enfoques de manejo integrado.

En el caso de D. Sanguinalis, el proceso comenzó en marzo de 2019, con la denuncia de un caso sospechoso de resistencia reportada por el Ing. Agr. Ezequiel Odello en un lote en el noreste de la provincia de Buenos Aires, en el límite entre los partidos de Lincoln y 9 de julio (Provincia de Buenos Aires).

Resistencia y estrategias

Como se sabe, existen diversos mecanismos que pueden ser responsables de la resistencia en las malezas. Conocer aquellos involucrados en la resistencia en una especie en particular ayuda a diseñar estrategias de gestión de la evolución de la resistencia.

En este caso, los ensayos anteriores se complementaron con la secuenciación del fragmento de ADN responsable de la síntesis de la enzima cuya actividad es inhibida por el herbicida (EPSPS). Los mismos revelaron que detrás del mecanismo involucrado en la resistencia de D. sanguinalis se encuentra una mutación de sitio específico a nivel de ADN que afecta directamente la enzima sobre la cual actúa el herbicida. Dicha mutación hace que se requiera una concentración de glifosato 80 veces mayor en la población resistente para lograr una acción de control similar a la de la población susceptible.

Es la primera vez que se detecta este tipo de mutación en malezas. El hallazgo de este mecanismo marca el camino de estudios futuros para conocer sus efectos sobre la heredabilidad de la resistencia y la aptitud adaptativa de las plantas resistentes.

Teniendo en cuenta que el glifosato es la principal herramienta agronómica utilizada para el control químico de D. sanguinalis en cultivos de soja y maíz tolerantes al glifosato, esta nueva alerta genera un nuevo desafío para los profesionales y productores en lo que a su manejo refiere.

En este sentido, desde la Rem explican que, lejos de figurar escenarios alarmistas, las detecciones de estas resistencias son fundamentales en el diseño y promoción de estrategias de manejo de plagas con enfoque sistémico, integrando a los métodos de control quimico, practicas complementarias de manejo agronómico como: fecha de siembra, arreglo espacial, rotaciones, monitoreo, control biológico, etc.