CARSFE busca un “acercamiento rápido” con la provincia porque “hoy urgen respuestas”

En los últimos años la figura femenina ha tomado un protagonismo preponderante, acorde a su importancia y rol. De a poco, las sociedades van adaptándose a los tiempos que corren y los cambios comienzan a reflejarse en pequeños grandes hechos. El sector agropecuario no escapa a ese proceso y también afronta una etapa de madurez que enriquece a todos. La participación de la mujer en el gremialismo rural se fortaleció notablemente. El primer caso emblemático en la región fue la llegada de Norma Bessone a la presidencia de la Rural de Rafaela. Y ahora la entidad que hace historia es CARSFE, que ha designado a Sara Raquel Gardiol para comandar los destinos por los próximos dos años.

Precisamente será la primera vez que una mujer presida la institución, fundada en 1938, que nuclea a las asociaciones rurales santafesinas. El contexto es realmente adverso para el sector, pero sobra confianza en la flamante presidenta que incursionó en el ámbito gremial a comienzos de la década del ´90 y llegó a presidir en dos oportunidades la Rural de Gálvez.

“Soy la primera mujer en estar a cargo de la Confederación y estoy muy contenta y orgullosa porque han depositado confianza en mí; me siento tranquila porque estoy acompañada por buenas personas y dirigentes, eso es fundamental”, reconoce en la primera entrevista brindada como presidenta a Nuestro Agro.

Al ser consultada sobre los desafíos de su gestión, Gardial expresa: “nosotros siempre desde CARSFE hemos estado abiertos a tener contactos con distintas entidades y gobiernos porque somos dialoguistas por naturaleza y nos parece que esa es la manera de avanzar, entre propuestas y respuestas”. En ese sentido, afirma que esa postura “seguirá siendo la línea de conducta” y asegura que los temas de suma gravedad para los productores santafesinos, “se tratan con el Ministerio de la Producción y, en la medida que se pueda, con el Gobernador”.

Si bien resalta que han obtenido “respuestas positivas”, también remarca que “los tiempos de la política no son los mismos que los del sector productivo”. Por eso confiesa: “desearía tener un acercamiento rápido con la provincia porque hemos tendido todas las redes para lograr un encuentro con el gobernador y estamos esperando esa oportunidad”. Y advierte: “hoy nos urgen las respuestas”.

Varios frentes abiertos

La intervención del Gobierno nacional en la cadena cárnica representa uno de esos problemas graves que generar enormes perjuicios en el sector. “Lo que están aplicando no es la solución, sino todo lo contrario; medidas de estas características provocan complicaciones sociales porque afecta a todos, productores, trabajadores, empresarios”, admite.

Otro flagelo que acecha al sector primario es la inseguridad rural. La provincia de Santa Fe ha sido testigo de numerosos delitos, algunos de los cuales han tomado trascendencia nacional por la magnitud de los daños. Silobolsas, abigeatos, violación a la propiedad y más, configuran una larga lista de hechos que motivaron el accionar de CARSFE a punto tal de crear una comisión de seguridad.

Fueron varios los encuentros con funcionarios provinciales pertenecientes a la cartera de seguridad y también se han concretado avances para la articulación de políticas tendientes a la prevención del delito. Sin embargo, los casos siguen a la orden del día y Gardiol lo sabe: “evidentemente no alcanzan los controles o los recursos porque siguen ocurriendo hechos que provocan perjuicios e incluso hay muchos daños que directamente no tienen sentido”.

En el final de la entrevista, la nueva presidenta de CARSFE comparte una reflexión a partir de la postura que en general presenta la clase política: “si uno no aprende a escuchar, nunca podrá resolver problemas. Hay algunos sectores políticos que no tienen la habilidad o el deseo de escuchar y ese es el problema, porque no escuchar no permite pensar y lleva a tomar decisiones equivocadas, con los daños que eso puede ocasionar”.

Por Maximiliano Luján (Redacción Nuestro Agro)