Desde FIFRA reclaman incentivos fiscales para apuntalar el crecimiento ganadero

La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales de Argentina (FIFRA) reconoció la necesidad de generar estímulos que apuntale el crecimiento ganadero y de toda la cadena en general. En su editorial, el presidente de la entidad Daniel Urcia manifestó que están “muy preocupados” por la suba de costos del sector que representa y que “inevitablemente se traslada a los precios”.

“El año arrancó con una suba en el kilaje medio por res faenada y eso amortiguó el impacto que causó la menor faena; de todos modos se redujo la productividad de las fábricas que además operan con costos mayores y sin posibilidad de exportar cueros”, analizó el empresario y dirigente.

Teniendo en cuenta que en pocos días comenzará el otoño, momento de tomar decisiones en ganadería, Urcia expresó que desde la Mesa de las Carnes y desde FIFRA en particular, “hemos sugerido propuestas que consisten en incentivos fiscales en base a la incrementalidad a efectos de promover obtener una mayor producción de kilogramos”. Y advirtió: “el momento es ahora, en invierno será tarde y la realidad nos mostrará nuevamente la verdad”

Editorial completa

“En los últimos dos años subió la cantidad de kilos producidos por animal faenado sin la intervención de norma alguna que prohíba o restrinja la faena de animales de bajo peso. El resultado de faena del primer bimestre indica una caída en el número de animales del orden del 7% y una caída inferior, de casi 5%, en la producción de kilogramos de carne. Eso significa que el promedio por carcasa ha subido aproximadamente cerca de 3 kilos por res faenada. Esto lo venimos observando desde el año pasado y está explicado por la necesidad de sumarle kilos a bajo costo a la invernada, que aumentó más que el gordo en el último año.

La necesaria recría, obligada por los mayores costos de las dietas en encierre y la relación entre el precio de compra (invernada) y el de venta (gordo), llevan a que estemos siendo más eficientes, a que se produzca más carne con el mismo rodeo y confirma la teoría que sostuvimos en su momento cuando nos manifestamos en contra de toda normativa que penalizara la faena de bajo peso, norma que por otra parte era evadida por muchos lo que generaba competencia desleal.

En ese contexto y por efecto de esa regulación suponemos que hay más de 200 millones de pesos en caución en el Banco Nación, también creemos que en su gran mayoría las supuestas infracciones han prescrito. A tal efecto, creemos que debiera emitirse una normativa general liberando el retiro de esas cauciones a los titulares.

En el primer bimestre de este año, las exportaciones registran una suba en volumen superior al 15% respecto a las efectuadas el bimestre de 2020 aunque con precios inferiores a los de idéntico periodo y con mayores costos de producción para las industrias lo que sigue erosionando la competitividad de los exportadores.

En cuando al consumo doméstico la caída ha sido significativa con porcentuales que rondan el 20%. Hay casos particulares donde la reducción fue mayor como por caso en la provincia de Córdoba donde la baja fue 5% superior a la nacional. Creemos que eso es consecuencia del menor turismo durante el verano y lo que habría derivado en una menor producción para abastecer a ese público.

Además, la suba interanual del precio al público de la carne fue inferior a la que tuvo la hacienda con destino a la faena lo que pone de relieve el problema del poder adquisitivo de los consumidores y que la cadena industrial y comercial está haciendo todos sus esfuerzos para bajar los precios.

Daniel Urcia, presidente de FIFRA, expresó las preocupaciónes y necesidades del sector industrial.

Trasladar los aumentos para los operadores de la cadena es en algún punto inevitable, ya los dijimos en este espacio, porque el costo de la hacienda ocupa un lugar preponderante, pero las suba de todos los otros rubros (combustibles, energía, salariales, los derivados del Covid, impuestos) suman e inciden en la estructura final y por lo tanto es imposible evitar los incrementos, es imposible que esos aumentos no se trasladen a los precios. Nuevamente, no hay más verdad que la realidad.

A esa cuestión se agrega el problema del cuero. En diciembre dejó de tener vigencia la normativa que permitía que los frigoríficos exportaran cueros salados sin curtir. Durante su permanencia, en los últimos meses de 2020, se reactivó la comercialización de este subproducto y mejoró su valor, por eso urge que las autoridades vuelvan a autorizar por un tiempo mayor la exportación de cueros y que se evite la referencia de precio de Chicago que no tiene nada que ver con lo que se comercializa en el país y que tanto daño causó al sector de la industria de la carne.

Estamos indudablemente en un periodo de reorganización del sistema productivo. Arrancó la zafra de terneros y el encierre a corral sin recría previa no sería el método correcto de producción. La recría a pasto se impone pero los actores del sector productivo no tienen herramientas de créditos aptas para hacerlo, tampoco hay suficientes campos dotados de infraestructura y pasturas necesarias. Como siempre ocurre en Argentina, el sector se debe reconfigurar con recursos propios y eso siempre lleva más tiempo. Como muestra podemos citar la recomposición del stock ganadero, todavía no recuperaremos el total de hacienda que había en 2007, vamos siempre a la velocidad del sector por la falta de créditos y otros estímulos que apuntalen el crecimiento.

La mayor inclusión de la recría implica que llevara más tiempo tener hacienda bien terminada y hoy más allá de los aumentos que se observan en las categorías de novillos, novillitos o vaquillonas de mejor terminación, vemos que se amplía la brecha y se penaliza a la baja los animales que no reúnen esas condiciones.

Pronto comenzara el otoño, momento de tomar decisiones en ganadería, desde el Consejo Agroindustrial Argentina y desde la Mesa de las Carnes y desde FIFRA en particular, hemos sugerido propuestas que consisten en incentivos fiscales en base a la incrementalidad a efectos de promover obtener una mayor producción de kilogramos. El momento es ahora, en invierno será tarde y la realidad nos mostrará nuevamente la verdad”.