El Gobierno amenazó con cerrar las exportaciones de carne y desde CRA salieron al cruce con duras críticas

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, dijo que si el precio de la carne sigue aumentando “no nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones”.

En declaraciones radiales, la funcionaria señaló que “hay determinados incrementos o presiones de precios que, si seguimos viendo este tipo de comportamientos especulativos, no nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones de carne”,

“Hay que entender que tenemos que tomar algunas medidas”, dijo Español. “No es lo mismo lo que sucede con los precios de los alimentos de góndolas que lo que sucede con los precios alimentos frescos. Por ejemplo, en frescos ha subido muchísimo más el año pasado y también este año, el precio de la carne”.

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, “tiró la piedra” y el sector salió al cruce.

La funcionaria, que depende del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, enfatizó que “en un contexto así, la verdad que hay que avanzar con ciertas herramientas de la administración del Comercio de este tipo de productos. Medidas que pueden ser subas de retenciones, encajes, cupos. Es decir, hay medidas que se pueden tomar y que realmente se están evaluando”.

Contundente respuesta de CRA

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) fue una de las primeras entidades en recoger el guante. Su presidente, Jorge Chemenes fue contundente y mostró su preocupación “por la repetición de errores y de diagnósticos que se generan desde el Gobierno”. En ese sentido, manifestó que “la voluntad intervencionista de Gobierno es exactamente el camino contrario que hay que tomar”.

Para el dirigente, la decisión de querer suspender exportaciones e intervenir mercados generaría
“los mismos errores que vimos años anteriores, donde terminamos con la desaparición de 12 millones de cabezas de ganado vacuno”.

Y concluyó: “el Gobierno debiera analizar seriamente los precios en las góndolas porque cualquier alimento que uno adquiere tiene entre un 47 y un 50% de impuestos. Esto no es poca cosa en el precio final de un producto y hay una alta responsabilidad del Gobierno en esto”.