El relato y la resignación del productor que sufrió la quema intencional de 150 rollos en Colonia Bigand

El vandalismo rural sigue acechando al sector productivo en el centro oeste santafesino. En las últimas semanas se han reportado casos de abigeato, el delito más común en la cuenca lechera, pero también se conocieron quemas intencionales de rollos en los campos, una modalidad que se ha vuelto recurrente y que, en tiempos de sequía, puede generar grandes daños teniendo en cuenta la rápida combustión que provoca la sequedad presente en el lote.

El hecho que refleja el verdadero estado de indefensión que siente un productor ocurrió en Colonia Bigand. Allí, una familia que tiene una explotación mixta sufrió la quema de 150 rollos de rastrojos en tan sólo 15 días. Los damnificados confirmaron a Nuestro Agro que el suceso fue intencional y se produjo en dos etapas. En la primera, a finales de septiembre, fueron 70 los rollos quemados y días después prendieron fuego 80 más.

“En esta zona veníamos esquivando ataques de este tipo; sí hemos sufrido la rotura de algún campo a veces, pero ahora fue distinto”, relató Pablo, el productor damnificado. “Nos llama la atención que los responsables de estos hechos actúan a plena luz del día, porque han ocurrido por la tarde, sin ningún problema”.

El campo se encuentra ubicado a cuatro kilómetros de la escuelita rural ubicada en Colonia Bigand y a un kilómetro del límite entre esa localidad y Colonia Fidela. “Es una zona con campos bajos que quedó despoblada por las reiteradas inundaciones que generaron el éxodo de quienes habitaban aquí”, contó. Y además mencionó que su familia alquila un campo en Moisés Ville, donde deben extremar los cuidados porque la región “está muy complicada” en materia de inseguridad rural.

“Las leyes no ayudan”

Pablo se mostró resignado ante la situación sufrida y, al ser consultado sobre las tareas de prevención de la Guardia Rural Los Pumas, decidió emitir una reflexión: “el destacamento de Sunchales tiene 170.000 hectáreas para cuidar con dos móviles, ¿cómo hacen?”

Prácticamente solidarizándose con la fuerza de seguridad, reconoció que “las leyes no ayudan”. En ese sentido, expresó: “yo hice la denuncia de este hecho para tener una constancia pero si agarran al responsable cuánto tiempo puede estar detenido”.

Por Maximiliano Luján (Redacción Nuestro Agro)

últimas Noticias

Ritmo de faena

Pese a la tendencia declinante, aún no se observan indicadores propios de una fase de retención. Según los datos oficiales del Servicio Nacional de Sanidad

Scroll al inicio