Santa Fe va por un nuevo Sistema de Gestión de Riesgos de Emergencias Agropecuarias

El gobernador Omar Perotti, ante representantes de los sectores agropecuario e industrial, dio a conocer la iniciativa. Se trata de un proyecto de ley que será enviado a la Legislatura para su tratamiento.

El mismo tiene por objetivo prevenir y reducir daños de emergencias y desastres agropecuarios causados por factores climáticos, meteorológicos, biológicos o físicos, para lo cual se crea el Sistema Provincial de Gestión Integral de Riesgos de Emergencias y Desastres Agropecuarios, en reemplazo de la actual ley Nº 11.297 de declaración de desastre y/o emergencia agropecuaria, vigente en la provincia por más de 27 años.

En su discurso, el gobernador agradeció la presencia de los representantes de diferentes sectores, así como por el “trabajo, sugerencias que se han hecho y que se han tomado, porque cada una de las entidades puso su mirada y opinión sobre una realidad a actualizar como es la vieja Ley de Emergencias”.

El mandatario reconoció: “todos somos conscientes de que tenemos momentos de incertidumbre, pero frente a esa instancia tenemos la certeza que Santa Fe va a seguir produciendo y sembrando, vamos a cosechar y vamos a fabricar. Hay variables que no vamos a modificar desde la provincia, no manejamos el tipo de cambio ni la tasa de interés, pero sí hay herramientas que si están a nuestro alcance las tenemos que movilizar”.

Esta Ley de Emergencia “en una provincia que tiene un perfil profundo en todo lo que es la actividad agrícola, agroalimentaria, agroindustrial, no es una herramienta más para tener desactualizada, olvidada, porque no solamente afecta a los productores”, expresó Perotti y agregó que en el trabajo que se presentó “están los conceptos centrales de lo que va a ser el proyecto de ley a enviar a las cámaras”.

En ese sentido, el gobernador remarcó que el proyecto incorpora “un dato no menor: la ley actual contempla los beneficios para los titulares de la tierra, y hoy el 70 por ciento de la actividad se hace sobre tierras arrendadas, y ese número mayoritario en los que están realizando las actividades sobre el suelo, no tienen acceso a ningún beneficio. Entonces, actualizar, incorporar el concepto amplio, cercano a lo que es la realidad y cercana a lo que es la importancia de la provincia como productora nos parece un momento muy importante, para que toda la comunidad santafesina sepa de este esfuerzo de todos ustedes”.

EMERGENCIAS Y DESASTRES AGROPECUARIOS

El proyecto de ley presentado busca derogar la ley de Emergencia Agropecuaria Nº 11.297, que está vigente desde 1995, ya que es una ley post evento y solo tiene como beneficiarios a los propietarios de la tierra con beneficios directos de prórroga o condonación del impuesto inmobiliario rural.

El nuevo proyecto se basa en un sistema que aborda todas las fases de la gestión de riesgos de emergencia y/o desastre agropecuario; y fue elaborado por el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología, con el consenso de entidades intermedias del sector productivo, como SRA, CARSFE, CONINAGRO, FAA, MEPROLSAFE, AFA, las bolsas de Comercio de Santa Fe y Rosario, AAPRESID, el Colegio de Médicos Veterinarios y Agrónomos, INTA y SENASA.

Los beneficios de la propuesta incluyen la condonación o prórrogas del Impuesto Inmobiliario Rural, e incorpora condonación o prórrogas de la patente de un vehículo afectado a la actividad agropecuaria.

Además, se prevé asistencia financiera para la realización de inversiones destinadas a la prevención de la ocurrencia de eventos adversos sobre la producción, a los fines de dotarlo de herramientas para disminuir la vulnerabilidad de los sistemas de producción; y para recomponer el capital de trabajo afectado durante la ocurrencia de eventos adversos; y, por último, el desarrollo y fomento en la adopción de coberturas para disminuir los riesgos de sequías e inundaciones, como así también el subsidio de primas de seguros agropecuarios destinado a pequeños y medianos productores que permitirá darle acceso a este tipo de herramientas.

Para llevar adelante estas políticas de prevención y reducción se va a constituir un fondo provincial, integrado con el 40% del Impuesto Inmobiliario Rural, luego de la coparticipación a municipios y comunas.

Sobre el proyecto, la secretaria de Agroalimentos de la provincia, María Eugenia Carrizo, remarcó algunos de los cambios que propone el proyecto, como el “considerar no solo como beneficiarios a los productores, propietarios de la tierra, sino también a los arrendatarios, lo que apunta a que el Estado acompañe a aquellos que invierten permanentemente en cada sistema de cultivo, a los que arriesgan, producen y generan trabajo y divisas”.

“Otro de los grandes cambios que contempla este proyecto es que es una ley postevento, es decir, si bien el Estado acompaña al sector una vez que sucede un fenómeno como una sequía o una inundación, proponemos que también lo haga con los productores que toman diferentes acciones a lo largo de cada ciclo productivo, tanto en la prevención y en la recomposición de trabajo, para contemplarlos con determinados beneficios”, añadió Carrizo.

Por último, el presidente de la Sociedad Rural de Santa Fe, Ignacio Mántaras, destacó que el proyecto “salda una vieja deuda que había con los productores. La ley actual está enfocada cuando ocurren los acontecimientos climáticos y es una herramienta anticuada. Las entidades con el gobierno de la provincia trabajamos en un nuevo marco normativo, que hace hincapié en la prevención de los riesgos, actuar y realizar acciones previendo los acontecimientos que van a ocurrir”.

“A su vez, haciendo focos más amplios, es un proyecto de ley que va a apuntar a modernizar las herramientas del Estado en cuestiones climáticas, que sabemos que Santa Fe es muy vulnerable, sobre todo en cuestiones hídricas. Esperamos que el trámite legislativo le de riqueza y salga una buena ley”, concluyó Mántaras.