El Consejo Agroindustrial se puso a disposición de Julián Domínguez, pero reclamó “reglas de juego claras”

Consumado el juramento de Julián Domínguez como nuevo ministro de Agricultura y Ganadería, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) emitió un comunicado para brindar un “saludo” al nuevo funcionario, que reemplazará en el cargo a Luis Basterra.

“Alentamos que su gestión facilite el trabajo y la construcción público – privada de políticas de Estado que permitan la generación de empleo y expansión de nuestra Bioeconomía. Ponemos a disposición del Sr. Ministro los equipos técnicos y la agenda de temas que venimos trabajando, haciendo especial hincapié en la necesidad de avanzar en el envío al Congreso de la Nación del largamente discutido anteproyecto que fomenta inversiones en la actividad agroindustrial”, indicaron desde el CAA.

Para los empresarios, se está “ante la oportunidad de hacer crecer la producción primaria, cosa que permitirá mayor industrialización y agregado de valor, potenciando nuestras exportaciones y asegurando el abastecimiento del mercado interno, a la vez que reduce tensiones”. Sólo de esta manera, entienden los dirigentes, “este círculo virtuoso impactará de forma positiva en un mayor ingreso de divisas y fundamentalmente en la creación de empleo federal e inclusivo”.

Además de la apuesta por el diálogo, desde el CAA remarcaron la necesidad de “establecer un marco de reglas de juego claras, sostenibles en el tiempo, que nos pongan a resguardo de disrupciones, restricciones o prohibiciones en los procesos comerciales internos y/o flujos de exportación”.

Y puntualizaron que en la “agenda de corto plazo” deben considerarse los siguientes ejes: “el levantamiento de restricciones de exportación de carne bovina; apertura de la discusión de la reducción paulatina de la carga tributaria para las economías pampeanas; pronta eliminación de derechos de exportación para las economías regionales en aquellas posiciones arancelarias que aún están pendientes, así como la actualización de la detracción especial para contribuciones patronales e incorporación de nuevas actividades (mínimo no imponible) para las economías agroindustriales regionales”