La Mesa de Enlace llevará a cabo un cese de comercialización de granos y hacienda

En medio de un contexto tan caótico signado por la falta de gasoil y las protestas cada vez más fuertes de los transportistas autoconvocados, la Mesa de Enlace resolvió llevar a cabo un cese de comercialización de granos y hacienda durante el mes de julio. Según se conoció, la medida se implementará el 13 de julio y, si bien incluirá concentraciones en las rutas de todo el país, la propia dirigencia aclaró que no habrá cortes.

«En las diferentes provincias del país nos vamos a concentrar los productores sin cortar rutas ni generar una acción que afecte la circulación de la gente, pero nos vamos a hacer notar frente a la necesidad de tener respuesta», señaló el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes.

La jornada de trabajo, realizada en el día de ayer con otras entidades del sector, sirvió también para la elaboración de un documento conjunto entre el sector agroindustrial y la Mesa de Enlace, que se denominó “Preocupados con una visión en común y unidos para que la Argentina vuelva a crecer”. Allí resaltan la necesidad de solucionar con urgencia el desabastecimiento de gasoil existente, que afecta a todos los sectores productivos. Pero también mencionaron la importancia de contar con fertilizantes y dejar de insistir con medidas intervencionistas que tanto daño causan. «Sin cambios persistentes de reglas de juego podríamos crecer aún más», afirmó el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino.

CONINAGRO y Federación Agraria Argentina también estuvieron presentes, representados por Elbio Laucirica y Carlos Achetoni, respectivamente. Ambos coincidieron en el delicado momento que afronta el país a partir de la crisis del gasoil porque “la problemática afecta al abastecimiento de alimentos y medicamentos, pero también impacta en la producción

Cabe destacar que desde hace varias semanas el sector agropecuario reclama respuestas y soluciones, teniendo en cuenta el enorme descalabro que podría generarse por la falta o escasez de insumos, pensando en la próxima campaña gruesa. «Es un momento sumamente preocupante para todos los argentinos», sentenció Achetoni.

El documento conjunto

“Convocados por la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias, por primera vez se reunieron los dirigentes de todos los eslabones de la cadena agroindustrial para analizar la coyuntura, preocupados ante los enormes problemas que atraviesan al sector y al país. Los presentes coincidieron en que la cadena agroindustrial es parte de la solución y de la salida a esta crisis. En este escenario, destacaron que están unidos, con una visión en común, con el convencimiento de que el sector está en condiciones de crecer en producción, exportaciones, abastecimiento y en la generación de bioenergía y más empleo. Todo esto debe darse en el marco de un profundo respeto a la democracia, la institucionalidad y la división de poderes.

La política debe recuperar la estabilidad macroeconómica y detener la confrontación, que redunda en mayor desigualdad. Es imprescindible la integración con paz social, para lograr un desarrollo federal, sostenible e inclusivo. Estas son condiciones imprescindibles para trabajar, producir, industrializar, transportar, comercializar para lograr el abastecimiento interno e incrementar las exportaciones. Resulta urgente el acceso al gasoil y a los fertilizantes para evitar una parálisis total del aparato productivo. También es necesario que haya menos intervenciones dañinas, que se baje el gasto público y que se ponga fin a la crisis energética, para hacerlo posible.

El sector agroindustrial genera casi 4 millones de empleos en todo el país, el 70% de las exportaciones y 8 de cada 10 divisas netas. Crea empleo federal y genuino, con el aporte fundamental de los productores en la dinamización de la economía. Aporta innovación tecnológica y mejoras en la calidad del trabajo y de la producción. Por eso, existe entre los actores presentes la convicción de que, si se dan las condiciones adecuadas, sin intervenciones distorsivas ni cambios de reglas de juego permanentes, podría crecer aún más e incrementar las posibilidades de desarrollo federal de la Argentina.

Por todo ello, estamos plenamente comprometidos y somos actores claves en la transformación y en la generación de soluciones para el desarrollo de la Argentina. Vivimos un momento histórico, que le da a nuestro país una oportunidad excepcional que no debemos dejar pasar. Seguiremos trabajando para hacerlo realidad”.