Manejo y fertilización, las claves para aprovechar el máximo potencial de las pasturas

La Ing. Agr. Alejandra Marino, Docente-Investigadora Unidad Integrada Balcarce fue invitada especialmente por la empresa Profertil para disertar en el espacio de Acción Ganadera, montado en AgroActiva. El mensaje que dejó es claro: las pasturas están produciendo mucho menos de lo que puede producir. Y el diagnóstico es igual de contundente, también: falta manejo y fertilización.

La experta consideró que la producción forrajera promedio de gramíneas (festuca, agropiro, cebadilla, raigrás, pasto ovillo, etc.) y leguminosas (alfalfa, tréboles, lotus, etc.) es notablemente inferior (desde menos de 4000 a 8000 kg MS/ha/año) a lo que debiera ocurrir. En ese sentido, señaló que disponibilidad natural de nutrientes suele ser insuficiente para abastecer la demanda de las plantas y las deficiencias nutricionales impactan en el crecimiento y la producción de forrajes.

“En la vida útil de una pastura, mostramos que a valores de hoy se está perdiendo de ganar de unos U$S2.500 a unos U$S4.000 por hectárea, por no manejar adecuadamente el consumo que se hace del pasto y las fertilización del mismo”, reveló. Por eso, remarcó la necesidad de contar con un diagnóstico, cuantificar requerimientos (según especie, ambiente, época de crecimiento, clima) y aportes de nutrientes, para aplicar fertilizantes cuando la oferta de nutrientes es menor a la demanda esperada de las plantas forrajeras.

Cabe remarcar que el diseño de estrategias de fertilización que contribuyan a corregir las deficiencias nutricionales, integradas con buenas prácticas de manejo del pasto, permitirían aumentar la productividad, rentabilidad y sustentabilidad de la ganadería pampeana.

“Al momento de fertilizar es necesario hacer un muy buen diagnóstico; para saber cuánto pasto necesito, en qué ambiente productivo estoy manejando los animales o el corte del pasto, que me ofrece ese ambiente, el suelo; si hay leguminosas en la mezcla. O sea, hacer un presupuesto ajustado para saber cuántos nutrientes necesitan las pasturas y los verdeos y cuánto me ofrece el ambiente”, concluyó.